miércoles, 27 de enero de 2010

INCERTIDUMBRE EN LA SEGURIDAD SOCIAL Y LA SALUD.



¿Se enfermó? Pague con sus ahorros

A cuenta gotas, se ha ido conociendo la verdadera estructura del sistema de salud que se está creando a punta de decretos emitidos -15 hasta la fecha- bajo el amparo de la emergencia social, declarada por el gobierno nacional en diciembre.

Los cambios han sido tan drásticos, que ya muchos expertos dicen que lo que se busca es una reforma al sistema de salud con decretos, cuando lo que debería hacerse es un gran debate en el Congreso. Así lo expresó en La W Álvaro Cardona, Decano de Salud Pública de la Universidad de Antioquia.

Este domingo, asociaciones científicas, médicas y de usuarios llamaron la atención sobre una decisión que quedó consignada en el Decreto 128, que reglamenta el cubrimiento de los tratamientos y medicamentos que no están incluidos en el Plan Obligatorio de Salud (POS).

En su artículo 15, este decreto dice que la financiación del Fonpres, se fijará con base en la capacidad de pago de los pacientes y sus familias.

El Fonpres es el fondo que financiará las enfermedades o tratamientos no incluidos en el POS, llamadas desde ahora "prestaciones excepcionales en salud".

“Los operadores públicos y privados de bancos de información y/o bases de datos reportarán la información relevante para establecer la capacidad real de pago a las instancias que designe el gobierno nacional para realizar la verificación en la forma y condiciones que se defina mediante decreto reglamentario”, dice el decreto.

En el siguiente artículo, se habla de que para financiar sus tratamientos, el gobierno reglamentará acceso a líneas de crédito fáciles para tales casos y que los usuarios puedan usar sus cesantías y pensiones voluntarias.

Lo grave es que todavía no se sabe qué tan amplio será el POS. Supuestamente, estará rediseñado para el próximo 31 de julio, según lo prometió el Ministro de la Protección Social, Diego Palacio.

Además de que ésta es una decisión que se está tomando sin tener claridad sobre las reglas, podría perjudicar los ahorros que programen las familias para su futuro. Así, pues, cuando llegue la calamidad de una enfermedad catastrófica, llegará también la quiebra económica. Para Cardona, ese llamado a que la gente financie sus enfermedades con sus recursos “es un atentado muy fuerte contra la salud de los colombianos”. Escúchelo.

Al respecto, Diego Palacio dijo estar convencido de que todas las enfermedades catastróficas quedarían incluidas en el POS. Escúchelo.

En declaraciones a La FM, el ministro se defendió ante las críticas explicando que los decretos expedidos son para universalizar la prestación del servicio y unificar los planes de salud de los colombianos. Escúchelo.

Sobre lo que quedará incluido en el POS, Palacio dijo que “necesitamos limitar el POS a actividades estrictamente necesarias y con evidencia científica de que el tratamiento sirve”.

El Decreto 131 crea el sistema técnico científico en salud, cuya finalidad es la producción de conocimiento para la prestación del servicio público de salud en condiciones estandarizadas y delimitará lo que pueden ordenar los médicos. El que se salga de esta guía de procedimientos y tratamientos, recibirá sanciones.

En su artículo 31, reglamenta que “cuando el profesional se aparte sin justificación aceptable de una recomendación incluida en un estándar adoptado por su respectiva profesión y con ello ocasione un daño económico al Sistema General de Seguridad Social en Salud, incurrirá en una falta que será sancionada con una muleta entre 10 y 50 salarios mínimos legales vigentes”.

“Efectivamente se pone en riesgo la autonomía profesional”, dijo Cardona a La W. Además, considera que lo más grave son las sanciones que le imponen a los médicos, porque modifica, sin ningún debate, la ley 23 de 1981, código que rige la medicina. Escúchelo.

El ministro Palacio comprende que los médicos sientan que se les está limitando su trabajo profesional, pero explica que cuando se salgan del estándar impuesto en el POS, debe ser con justificación de un comité científico. “En análisis no lo va a hacer ni el gobierno ni un juez, sino un tribunal de ética médica”, explicó.

Mientras el país comienza a debatir estas medidas para enfrentar la emergencia, el Presidente Álvaro Uribe hizo un anuncio este fin de semana en Soacha, que le pedirá al Congreso que ratifique y convierta en legislación permanente los decretos que premitirán resolver la financiación de la salud.

Llama la atención un titular de la página de la presidencia: 'Unificar beneficios de regimenes Subsidiado y Contributivo, un gran logro de la reforma a la salud', esto podría aclarar las dudas que tienen los expertos sobre sí lo que se plantean son reformas en medio de una emergencia de salud, o sí las medidas obedecen a una reforma de la salud.


Las medidas que había explicado el ministro Palacio en las dos últimas semanas sí ponen a los colombianos a sacar dinero de sus bolsillos, pero las decisiones habían sido comprensibles. La Corte Constitucional ordenó mediante la sentencia 760 crear un POS igual para todos los colombianos y que cualquier persona del país tuviera atención en salud.

Obviamente, eso vale plata y es entendible que la gente tenga que aportar. Por eso, cuando el gobierno dijo que sí había plata para la salud al anunciar nuevos impuestos a los vicios, no se generó tanta polémica.

Y lo mismo cuando anunció una revisión de los dineros que se le envían a las clínicas y los hospitales, pues, a veces, están pagándoles prestaciones sociales a funcionarios que ya no trabajan en las instituciones.

Pero ya se conoció que además están interviniendo en los planes financieros de las familias y en las decisiones médicas, que, en honor a la verdad, no deben ser los que paguen las fallas que ha venido presentando el sistema de salud.
Cortesia: revista Semana.